DIARREA DE LOS TERNEROS

El término diarrea significa heces fecales en forma líquida. Hay muchas causas que originan la diarrea, como pueden ser los virus, los parásitos, las bacterias y la alimentación. La diarrea de los recién nacidos, vista en los terneros en los primeros ocho días, se debe particularmente a la infección del intestino por el microbio Escherichia coli.

 

Se ha comprobado técnicamente que los terneros más sensibles son aquellos que no beben suficiente calostro en las primeras 24 horas de vida, ya que el en calostro van los anticuerpos (medios de defensa) que el animal necesita para sobrevivir en los primeros meses de vida. La absorción de los anticuerpos en el ternero es muy buena en las primeras 12 horas de vida, disminuyendo paulatinamente, hasta las 48 horas.

 

Los principales síntomas vistos en los terneros son: heces (materias fecales) líquidas, que se presentan en forma continua; cólico, pelo áspero, sin brillo, debilidad, boca seca, ojos hundidos. En los casos de mucha debilidad el ternero permanece echado.

 

La muerte, en la mayoría de los casos, se debe a la deshidratación que ocasiona esta afección, muy comúnmente vista en los animales pequeños.

 

Tratamiento:

Si la diarrea que se sospecha ha sido ocasionada por Escherichia coli, un antidiarreico a base de Ampicilina, Streptomicina o una Sulfa, puede estar indicado.

 

Es importante, ante todo, hidratar el animal para evitar la muerte. Se recomienda administrar por la vía oral, 3 ó 4 litros al día, de la siguiente solución :

w Sal común, 1 cucharadita de postre.

w Bicarbonato de sodio o polvo de hornear, una cucharada sopera.

w Azúcar, dos cucharaditas.

w Agua hasta completar 1 litro

 

Hay en el mercado algunas preparaciones para hidratar por la vía oral que pueden ser fácilmente adquiridas en las droguerías veterinarias. La diarrea por parásitos se observa en los terneros de más de 3 meses de edad. En ese caso es recomendable usar VALBOVINO y la solución hidratante mencionada anteriormente.

 

VALBOVINO, se usa a razón de 1 cm³ por cada 30 kilos de peso. Para los animales afectados se recomienda básicamente la hidratación.